lunes, abril 21, 2014

Helix: serie


Helix (2014) es una serie de sci-fi que recomendó mi amigo Caraguevo en su blog. Como todavía no ha sido doblada al español la he estado viendo en versión original, por la cosa de refrescar el inglés y porque, todo sea dicho, cada vez me gustan menos los actores de doblaje de nuestra patria. 
En Helix, la acción transcurre en una ultrasecreta base polar en la que a unos laboratorios ultrasecretos se les va de las manos un proyecto ultrasecreto y tienen que llamar a los chicos del Control de Enfermedades. De ahí en adelante se desarrolla una trama que transcurre de forma trepidante durante los trece episodios que dura primera temporada de la serie.
Yo me enganché enseguida, y es que una tiene sus debilidades. Una son las series de ciencia-ficción. La otra es el guapérrimo Hiroyuki Sanada, al que ya conocía desde El último samurái. 


Sí, Sanada-san no es muy alto, (1'70 m.). Si fuera más alto, sería perfecto. Pero camina exactamente igual que un gato. Y cuando se planta los jersecitos que usa en la serie, está absolutamente comestible... Y las lentillas plateadas le quedan... mmm...


Y estilazo... El señor viste lo mismo una sencilla camisa que un esmoquin... 


Y, para finalizar, y ya que he dicho más arriba que la serie está en VOS, lo que me ha terminado de enamorar ha sido la preciosa voz ronca, muy japonesa, que pronuncia el inglés con suavidad, como café con un chorro de nata... 
Bienvenido a mi vida, Hiroyuki...

domingo, abril 06, 2014

Gusanos de seda

El ciclo vital del Bombyx mori 

Hace unos días, mi sobrina, siete años, consiguió en el colegio unos cuantos gusanos de seda. Yo había supuesto, erróneamente, que esta "tradición" era española, pero veo que me equivocaba. Supongo que, como aquello de plantar una judía (o garbanzo) entre algodones en un bote para ver como le salían raíces y brotes, (apestoso experimento, por cierto), tendrá que ver con el ciclo de la vida, etc, etc.

De mi propia experiencia recuerdo ir a despojar las moreras de sus hojas, (todas tenían las ramas más bajas completamente peladas, pero una era un chicazo y trepaba hasta coger las de más arriba), para dar de comer a aquellas criaturas insaciables, que vivieron en una caja de zapatos con la tapa agujereada durante toda su corta vida, y de las que sólo una logró hacer un capullo y convertirse en mariposa. Realmente, lo hice porque todo el mundo lo hacía, pero no me gustó la experiencia. 
Lo de los gusanos de seda tiene su parte poética. La leyenda dice que, en China,  el tejido de seda estaba reservado exclusivamente a la familia imperial y estaba rigurosamente prohibido vender los gusanos a otras naciones. Pero una princesa, al ser enviada para casarse con un príncipe de otro país, escondió algunos capullos en sus cabellos y así la sericicultura se extendió, primero por Asia y luego por el mundo entero. Era tanta su importancia comercial que al conjunto de las principales rutas comerciales entre Europa y Asia se le llegó a conocer como la Ruta de la Seda.

Ahora, la enana tiene gusanos de seda. Esta tarde, mi madre, por teléfono, le decía que los tenía que alimentar para que crecieran y que, cuando fueran grandes, hilarían un capullo y de allí saldría una mariposa.
- Vovó, - ha contestado la descarada,- ¿crees que he nacido ayer?

Siete años y ya lo sabe todo.


viernes, abril 04, 2014

Maneki Neko, el gato de la suerte japonés.

Maneki Neko (招き猫) en el Templo Gotokuji (豪徳寺) en Tokio
Los que me conocen saben que me gusta mucho (casi)* todo lo japonés, sobre todo me llaman la atención sus costumbres y tradiciones. Además, soy una fan del manga y el anime, no tanto como para que me digan okatu, pero sí como para reconocer que todos los meses veo varias series en V.O. subtitulada.
Lo de que "gato" en japonés es "neko" y que los gatos japoneses no dicen "miau" sino "nya, nya" ya lo sabía hace tiempo. (En lo de los gatos sí soy una okatu), y había visto esos que mueven el bracito arriba y abajo, como aquellos del anuncio que jugaban a "piedra, papel, tijera". Lo que no sabía era que existían tantas clases de maneki-neko, ni que lo que su nombre significa es "gato que invita"

Hay varias versiones de la leyenda del Maneki Neko. La más famosa es la del Templo de Goutokuji, que es el de la foto que corona estas líneas:
En el siglo XVII, el sacerdote de un templo pobre de Tokyo, compartía su poca comida con su gatito Tama.
Un día, una gran tormenta azotó la región, y un hombre adinerado, para evitar el agua, se refugió bajo un árbol que se encontraba cerca del Templo. Mientras esperaba que pasara la tormenta, se dio cuenta que un gato lo llamaba con su patita. El hombre, extrañado, se levantó de su refugio bajo el árbol y se dirigió hacia el gato para verlo mejor. Y fue en ese momento que un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo.
El hombre se hizo amigo del sacerdote y donó una gran cantidad de dinero al Templo. Y es así como ni el sacerdote ni el gato Tama vovieron a pasar hambre.

Variedades y diferencias del Maneki Neko:
- Si la patita que levanta es la izquierda, atrae clientes y gente. Es por eso que se puede ver este gatito en algunas tiendas, restaurantes y negocios.
- Si es la derecha, atrae al dinero
- Si tiene ambas patas levantadas, protege el hogar o el negocio.
Según el color:
 - Blanco: invita a la felicidad.
 - Negro: es como un talismán contra los males.
 - Rojo: aleja los males espíritus y enfermedades.
 - Rosa: para atraer el amor.
 - Verde: para los estudios.
 - Dorado: para atraer el dinero.
 - Plateado: para una larga vida.
 - Tricolor o Calicó (Blanco, Negro y Naranja): es el que más fortuna da, excelente para los viajeros.
Nyanko-sensei, el famoso gato calicó del anime Natsume Yuujin-Chou 
Algunos maneki-neko llevan accesorios encima, estos también tienen un significado:
  • Moneda japonesa (Koban): Buena suerte
  • Dinero o Martillo: Riqueza.
  • Pez carpa: Abundancia y buena suerte.
  • Joya: Sabiduría.
  • Cascabel: ahuyenta los malos espíritus
Toda esta información la he recopilado de los blogs Una japonesa en Japón y XiahPop!

* Eso quiere decir que no me gusta el sushi...