lunes, abril 28, 2008

Decíamos ayer...




Hoy hemos conocido la interpretación que el gobierno socialista de Castilla la Mancha da al término "moral": dos de los "formadores" que entrenan a los profesores en Educación para la Ciudadanía están condenados por falsificación de documento público por un juzgado de Albacete, cuya sentencia fue ratificada por la Audiencia Provincial.


Cuando estas noticias me saltan a la vista, no puedo evitar visualizar la imagen del zorro que queda al cuidado de las gallinas... La elección de estos delincuentes, (nada de presuntos: delincuentes con una condena en firme), como precursores de esta, llamémosla, nueva disciplina, pone en evidencia que el Gobierno socialista quiere, mediante el adoctrinamiento y el ejemplo de los maestros, crear una sociedad en la que se premie la picaresca y la vagancia en vez del esfuerzo personal en la consecución de unos objetivos. La conclusión a la que van a llegar nuestros niños es que si unas personas que falsificaron unos documentos públicos para no perder una subvención* están ahora ocupando cargos de importancia, (una desempeña la cátedra de Didáctica y Organización Escolar, y el otro es el presidente de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica de Castilla-La Mancha), para qué se van a molestar en hacer las cosas según las leyes: lo mejor es tirar por el camino de enmedio, y si hay que delinquir, se delinque. Qué más dá.
La gran losa que pende de un hilo sobre nuestras cabezas casi ya no tiene quien la sostenga para que no nos aplaste. Ni siquiera el antes llamado partido de la oposición, ahora más conocido por "optimismo ante todo", tiene una política clara sobre la objeción de conciencia... Se impone, otra vez, la necesidad de un movimiento cívico que se enfrente a la cada vez menos hipotética amenaza de transformar la sociedad al estilo orwelliano, que el Psoe, (y por lo visto, también el PP), pretende...
----------------------------

*A propósito de subvenciones: no perderse las entradas de Caco en su blog "Salvad a los Martinez", y de Nora en "Spanish Pundit"