lunes, mayo 05, 2008

Pan y Circo

¿Crisis? ¿Qué crisis? Yo no veo la crisis por ninguna parte: las playas han estado llenas a rebosar durante este "puente" del 1º de Mayo, en el que los sindicatos han celebrado el Día del Trabajo dando una peonada, por fin, (hemos visto incluso a algún liberado haciendo el esfuerzo físico de levantar una pancarta, pobre, sin tener costumbre), muy indignados con lo del Irak, pero sin mentar las cifras del paro; los bares y locales nocturnos no han dado abasto, (de primera mano lo sé, ya que el sábado estuve en algunos de ellos)...
Dicen que hay crisis. Veo en Spanish Pundit algunos enlaces sobre el tema de moda, las mentiras de este Gobierno (por llamarlo de alguna manera) sobre la economía y resalto un párrafo: "Desconocemos cómo han cocinado exactamente los datos, (se refiere a MAFO y el servicio de estudios del Banco de España), pero desde luego este primer trimestre el PIB ha crecido ¿bastante? menos del 0,4%, lo que haría coherente el espectacular incremento de 246.600 desempleados, pues la economía española, tan ineficiente ella, tradicionalmente comienza a generar desempleo a partir de un 2,4% -2,6% de crecimiento del PIB".
Vale, me voy enterando, y comienzo a preguntarme si toda esa despreocupación no será una de las fases del duelo que postulaba Kübler-Ross: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. En mi caso, observo, las he pasado todas... y he regresado a la de la ira, de donde no sé como saldré... En todo caso, no veo que nadie vaya a hacer nada, ni siquiera protestar...
Luego voy a la prensa, y las noticias no mejoran para nada la situación: La crisis triplica el número de familias en quiebra en el primer trimestre. Recuerdo que ya me hablaron de esto el otoño pasado, con dos ejemplos en una ciudad pequeña. Y no son sólo las familias, las empresas se declaran en lo que antes se llamaba "suspensión de pagos" y ahora "concurso de deudores", que es una forma fina de decir que se acabó lo que se daba. Me equivocaba sobre mi estado de ánimo: he vuelto a superar la ira, y estoy en la cuarta fase: depresión...
Y, sin embargo, todo a mi alrededor me dice que me equivoco: hoy, en primera plana, lo más destacado era el triunfo de un equipo de fútbol y las declaraciones de un piloto de Formula 1. No puedo evitar acordarme de Nerón, (al que siempre imagino con el aspecto de un jovencísimo Peter Ustinov), echando monedas a la plebe mientras les prometía pan y circo. Pero ¿de donde va a sacar Z para pagar los chuscos y las fieras...? Bueno, de éstas tiene muchas, y si no, echad un vistazo al nuevo equipo de gobierno...