miércoles, mayo 21, 2008

Reencuentro




No hay que olvidarse: a estos asesinos ya los conoce nuestro Zejas, y muy bien, porque fue con ellos con los que intentó negociar lo innegociable, vender a nuestros muertos y escupir sobre sus cadáveres, todo para hacerse la foto y recibir el Premio Nobel, que es uno de sus más queridos sueños, pasar a la Historia como el Príncipe de la Paz. Pero como ya no interesa, ya se ha dado cuenta que el aborregado pueblo español le sigue votando haga lo que haga, aunque sea traficar con la sangre de los inocentes, que no le pasa factura; pues ahora podemos hacer un poquito el paripé, y felicitarnos todos de lo bien que lo ha hecho Sarko, y de lo guapos que somos todos los demócratas, o como ha dicho Pepiño Blanco, de que el estado de derecho es más fuerte y "tiene instrumentos para combatir eficazmente el terrorismo". ¿Y esos instrumentos no los teníais antes, majo? ¿Que necesidad había de reunirse con asesinos, si podías perseguirlos?
Pero no hay que echar las campanas al vuelo, no. Mientras se consienta que partidos proetarras continúen en las instituciones con el apoyo más o menos tácito de otros partidos mal llamados democráticos, mientras sigan ardiendo los autobuses y los contenedores en Vascongadas, a manos de unos cuantos aprendices de terrorista, o se les permita acosar a sus víctimas en la universidad, seguirán existiendo los Thierrys, y los nacionalistas seguirán cosechando en sus graneros lo que los asesinos siembren. Y no faltarán Zapateros que vuelvan a intentar negociar con ellos. ¿No han negociado hasta con piratas? Y, encima, satisfechos con la actitud de la "oposición"... ¿Quien vigila a los vigilantes?


Vaya mi felicitación para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, verdaderos artífices de estas detenciones. Qué no harían si les dejasen trabajar...