lunes, julio 14, 2008

Un soplo de aire fresco...

Gracias a la entrada de Braincrapped en su Planeta de MonoZ, he llegado al discurso del candidato conservador británico, David Cameron, que como bien titulan, es para enmarcar. No sé si Mr. Cameron terminará siendo otro Sarkozy, que tan buena impresión me causó para quedar en nada al final, o realmente es un viento de renovación moral el que se ha levantado en Gran Bretaña, porque Europa necesita precisamente eso, un político que diga la verdad, que llame a las cosas por su nombre y no se asuste de mojarse para conseguir que la sociedad despierte de una vez.
Uno de los párrafos entresacados por El Confidencial del discurso de Cameron es de una claridad que asusta, al enfrentarlo con la demagogia continua que estamos acostumbrados a oír en boca de nuestros políticos en España: “Corremos el riesgo de convertirnos en una sociedad amoral, donde ya nadie diga la verdad acerca de lo que está bien y lo que está mal, de lo que es correcto o resulta impropio. La consecuencia es terrible: la ausencia de límites hace que nuestros hijos piensen que pueden hacer lo que les parezca ya que ningún adulto intervendrá para ponerles freno. Ni siquiera, a menudo, los propios padres. Y eso tiene que terminar”. Mr. Cameron pone el dedo en la llaga, nuestra sociedad se ha acostumbrado a tragar con todo, por no parecer políticamente incorrectos... No sé cuando veremos esta actitud en nuestra propia nación, en todo caso los problemas del Reino Unido son comunes a toda Europa... ¿Será posible que estas actitudes se extiendan también y la gente comience a darse cuenta del peligro que corremos por dejarnos llevar? Yo así lo espero, pero como bien dice el aforismo ruso, espero pero no confío...


El discurso de David Cameron completo puede leerse (en inglés) aquí.