miércoles, septiembre 10, 2008

Resumiendo...

... que, como no se he terminado el mundo este miércoles, no me queda más remedio que volver a postear, dado que los problemas entre mi pc y yo se han terminado, por fin, después de un severo reajuste interno (del pc, no mío, yo sigo como siempre)... Muchas gracias a todos los que me ofrecisteis ayuda, se nota que una se mueve en unos canales informáticos de la leche...
Volviendo al tema del fin del mundo, no estaría yo tan tranquila, más aún viendo lo que se nos avecina. Claro que toda la culpa es de Bush y de la guerra de Irak, por Dios, que cosas tengo, se me había ocurrido que las continuas mentiras de nuestro Gobierno sobre la auténtica realidad de las cosas, (la crisis es fácilmente comprobable, basta con ir al super a comprar huevos), podían significar que no todo nos viene de USA... En fin, hay que confiar en ZP y sus muchachos, (y muchachas), que para eso los ha votado la mayoría (excusa oída durante mi convalecencia bloguera en boca de muchos socialistas, que no recuerdan que Hitler también fue elegido por la mayoría de los alemanes, y mira lo bien que nos fue)...
Así a bote pronto, me asalta la idea de la eficacia real del ejecutivo socialista, y del cumplimiento escrupuloso de la roja hoja de ruta que el IneficaZ se ha propuesto: una campaña continua de okupación de conciencias, para lo cual crea Ministerios inútiles, como el de Igualdad, pero que contentan a muchos que creen en las palabras grandilocuentes antes que en los hechos; nos obliga a tragar con una cultura de la muerte, imponiéndonos el aborto y la eutanasia como ampliaciones de derechos (cuando en realidad hablamos de asesinatos), para que los lobbies progres canten sus alabanzas y todos aquellos que no tienen claras las ideas las coreen...
Craso error el mío, al vaciarle la tripita al pc... Podría haber seguido en mi feliz ignorancia veraniega, compartiendo mi tiempo con los que amo, intentando mejorar un poco lo que me rodea, lo más cercano... Pero no. Por lo visto, mi sino es seguir actualizando esta República hasta que el frio agujero negro del olvido se la trague para siempre.
En fin, otra vez a las trincheras.