jueves, enero 15, 2009

Más recetas de ZP...

Dicen que ZP tiene un plan, supongo que debe ser el que nos quiere imponer a todos los españoles, (bueno, a casi todos, nuestros políticos no tienen empacho a la hora de gastar o subirse el sueldo, a pesar de la crisis), de adelgazamiento, pensando en la Navidad y los turrones y eso. Gracias, ZP.
Porque otro tipo de planificación no veo yo por ninguna parte, por mucho que busco. Siguen los excesos con las cuentas, por si no estaban bastante consumidas, regalando dinero a troche y moche, bien para pagar favores a los de la "zeja", bien a alianzadores afines; las listas del paro, en cambio, cada día más lustrosas, engordando a pasos agigantados, parece ser que con Rodríguez llegaremos a los tres millones de parados; y lo que es peor, parados extranjeros, sin el suficiente enraizamiento como para poder apoyarse en la familia mientras pasan los días malos. Vacas flacas, flaquísimas, esqueletos vivientes como esas que nos enseñan en los documentales sobre Calcuta... Vacas a las que se quiere engordar a base de propaganda y cortinas de humo...
Entre las medidas propuestas parece estar la tan socorrida "crisis de Gobierno". No tengo la más mínima duda: a ZP no le constará mucho encontrar otros tantos ineptos para cubrir las plazas que queden vacantes. Si no fuera por la inexistencia de la oposición, ya hace tiempo que todo estos se hubieran tenido que largar con la música a otra parte, pero con el Partido P'ayudar enfrente...
Y mientras el pueblo está embobado frente a la tele, con las cosas de la Maleni y su acento, las promesas de ZP sobre el fin de la crisis, que está ahí a la vuelta de la esquina, que de todo esto tienen la culpa Bush, Aznar y Franco... Todos tranquilos, que está todo controlado. ¿No veis que nadie se mueve en España, nadie sale a la calle excepto para insultar a un Estado democrático y pedir que vuelvan las cámaras de gas y los hornos crematorios para sus ciudadanos?


P.S. Claro que, mientras, otros tienen tiempo para hacer chistes con las víctimas de atentados terroristas. Desde aquí, vaya todo mi apoyo a Federico Jimenez Losantos, al que no creo que hayan tenido que cocer una tila por este siniestro asunto, de tan mal gusto.