martes, febrero 17, 2009

Ensaladilla

No es que me haya puesto a dieta después del chuletón, es que hoy voy a comentar varias cosas distintas en una misma entrada, porque tengo la cabeza que tengo y el cuerpo no me da para más...

Pasaré por encima lo de la cacería de Garzón y Bermejo, me refiero a la montería, (de la cacería contra el PP ya se ha hablado en Unidad y Libertad), no sin antes recordar a todos aquellos ecolojetas que se llevaron las manos a la cabeza cuando lo de Sarah Palin que tan animalitos del Señor son los muflones asesinados a manos de juez y parte como los lobos y osos muertos en Alaska. Espero ver pronto la reseña en Prisa...
Hablando de cacerías, se ha levantado la veda del bloguero y esta vez le he tocado a Harto ser la víctima de uno de esos chekistas que creen que borrando una página se elimina la verdad de lo que en ella se dice. No hace falta que le ofrezca mi apoyo a H, porque ya sabe que lo tiene, pero qué menos que comentar este ataque contra la libertad de expresión.
Y por último, por una vez que podía hablar bien de Rubalcaba, va y se echa atrás y, en consonancia con lo que nos tiene acostumbrados este Gobierno, dice que donde dijo digo quiso decir Diego, pero no. Claro que es curioso, como mínimo, que desde Interior se hayan tomado unas medidas (necesarias a mi entender, ya que el problema de los ilegales en España tiene que solucionarse de la única manera posible, y es devolviéndolos a sus países de origen) que fueron rechazadas una y otra vez por motivos... ejem.... publicitarios. Creo que a esto se le llama demagogia, o hipocresía, si a ello vamos... Tengo que estar de acuerdo con la intervención del popular Hernando, que ha llamado a las cosas por su nombre y ha dicho una gran verdad: que el Ministerio de Rubalcaba es el ministerio de la mentira. La actuación de Rosa Díez, pues penosa desde cualquier punto de vista, esta mujer es capaz de decir cualquier cosa con tal de tener un titular de prensa, lo que se corresponde con su aprendizaje en el Psoe... Oportunista.