martes, marzo 24, 2009

Nadie sabe...

... quien "sustituyó" los 100 kg. de heroína y cocaína en los depósitos de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla por 100 kg. de harina, yeso, tiza, polvos de talco...


Lo que es verdad es que esta "sustitución" ha provocado la puesta en libertad de varios "presuntos" narcotraficantes (7 hasta ahora en distintos casos), ya que los contraanálisis solicitados por las defensas han resultado, en todos los casos, negativos, al no encontrarse las drogas ya en poder de la Policía debido a los robos que la Policía Nacional detectó a principios de junio de 2008, pero que venían registrándose desde varios meses antes de esta fecha. Robos que siguen siendo investigados por Asuntos Internos, ya que sólo los agentes de la Udyco tenían acceso al almacén. El juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla, que investiga el robo ordenó recientemente el ingreso en prisión de dos personas relacionadas con la sustracción de los estupefacientes, aunque ninguna de ellas pertenece a la Fuerzas de seguridad del Estado.


Tampoco hemos sabido de ninguna dimisión en algo tan grave. Claro que en España, por lo visto, no dimite nadie hasta que no lo echan...


No creo pedir demasiado si digo que necesitamos unas Fuerzas de Seguridad en las que poder confiar, y este tipo de asuntos, como el de los sobornos de los prostíbulos en Barcelona son los que empañan el buen hacer de unos profesionales que, en la mayoría de los casos, son honrados y ponen todo su empeño al realizar su trabajo.


Por desgracia, estamos inmersos en una situación en la que los que deberían ser los pilares de la sociedad no son más que focos de corrupción, y no hay día que no nos levantemos con noticias sobre alcaldes corruptos, jueces prevaricadores o científicos vendidos al mejor postor. Claro que esta degeneración moral no les importa demasiado a muchos de nuestros políticos, muy contentos con sus cargos y sus fabulosos sueldos, apoltronados en sus escaños; unos, porque ya están en el gobierno y les conviene que "la ciudadanía" esté formada por un grupo de borregos sin criterio ni capacidad de análisis, a la que mantienen así a base del soma de la TV, el hedonismo y la falta de personalidad, y el convencimiento de que todo son derechos, sin ninguna obligación ni responsabilidad. Otros, porque en la oposición tampoco se vive mal, aunque los diputados se quejen de sus magros sueldos de 3.000 euros, que se les pagan aunque no cumplan con su trabajo y no se presenten a las votaciones, y que basan sus argumentos en la economía, sin pararse a pensar que el auténtico cáncer de España está en la falta de valores.


Para terminar, una noticia positiva que me ha hecho sonreir, sólo pensar en ese bombero que tenía un traje de Spiderman en su taquilla ya me hace dudar que no existan los héroes de verdad...