viernes, marzo 27, 2009

Recordatorio

Mañana, oseasé, en la madrugada del sábado al domingo, hay que adelantar los relojes una hora. A riesgo de liarme, como le pasó al Gorila Colorao, debo añadir que cuando sean las 2:00 am hay que cambiar las agujas del reloj hasta que marquen las 3:00 am... ¿o era al revés? Hummmm... No, está bien...
Todos los años, o por lo menos de vez en vez, los que gobiernan nuestros destinos nos juran y perjuran que será la última vez, o peor, nos intentan vender la moto con que esto del cambio de hora es una cosa mu' buena y mu' ecológica, (que casi por eso me dan ganas de quedarme en la cama), que se ahorra energía y bla, bla... Yo lo único que sé es que mis neuronas se niegan a reconocer este cambio en su rutina hasta, por lo menos, un mes después.
Luego está la tontería esa que circula por internet, (no es un error, señor procesador de texto, lo escribo con minúscula por que me da la real gana), de apagar durante una hora la luz (me acabo de acordar de un chiste, pero mejor no contarlo) en una nueva giliprogrez titulada: "La Hora del Planeta". Me he enterado de que Pocoyó y CocaCola van a secundarla. Por desgracia, el primero es el héroe de mi sobrina de 2 años, que a las 20:30 de mañana va a estar en su cuna como un angelito, y de la segunda me desenganché el año pasado. Así que no tienen argumentos de peso para coaccionarme...

Photobucket