viernes, octubre 30, 2009

Halloween, ¡no, gracias!



Ya estamos, como todos los años, desde hace un tiempo, con la tontería del Jalogüin. Es algo que me supera, y eso que, hace años, lo confieso, organicé una fiesta en mi casa por estas fechas en la que nos disfrazamos de vampiros, brujas y demás.
Lo que no me gusta de lo que ocurre ahora es que, cada día más, la cultura de la muerte está ganando la batalla, y con el Halloween de marras se está banalizando un tema que debería mover a reflexión, y, sobre todo, se lo está banalizando desde la más tierna infancia, haciendo que los niños participen en ella. Unos niños a los que el resto del año se les impide conocer la realidad de la vida, que es que la muerte es parte de ella; a los que no se lleva a los entierros, ni se les explica lo que le ha pasado al pececito que era su mascota y hoy amaneció panza arriba en la pecera.

Aparte de esto, como católica, me gustaría copiar aquí los cinco puntos que Arcendo ha resaltado en su entrada 'Positiva la fiesta: ¡santifícala!', de donde también he tomado el cartel que preside estas líneas:

1º - Dicha “fiesta” es absolutamente extraña a nuestras costumbres y tradiciones.
.
2º - Tiene su origen en los pueblos celtas, aprox. 300 a Jc. Los druidas celtas, cada 31 de octubre, celebraban la víspera del año nuevo céltico en honor de su dios Samhaín, dios de la muerte.
.
3º - La noche de ese día, los espíritus de los muertos regresaban a sus antiguos hogares para visitar a los vivos. Los druidas iban de casa en casa exigiendo alimentos para los espíritus, y en algunos casos, hasta niños y vírgenes para ofrecer sacrificios a Samhain en el “festival de la muerte”. Si no recibían un festín (treat), los vivos recibirian una maldición (trick), para toda su vida. “Trick-or-treat”, ¡truco o trato!, de ahí su origen.
.
4º - Hoy en día, la observancia pagana, ha resucitado el auge de esta fiesta, ya sea por motivos comerciales y lucrativos o por otras causas mucho más oscuras.
En cuanto al tema comercial es un verdadero chollo para algunos comerciantes. Existe una auténtica cultura de consumo apoyada en la muerte y en el terror.
Para ello, no se resta ningún recurso, angustia, desesperación, morbo… todo lo que sea necesario para vender más. La pregunta sería ¿Son honrados, desde el punto de vista moral, todos esos negocios?
.
Y 5º - Y…, al margen del tema puramente comercial, es sabido que ese día es celebrado por satanistas, ocultistas, y adoradores del diablo de forma especial.
Según la página web oficial de la “iglesia de Satán”, cada satanista debe de vestir ropas de halloween el día de su cumpleaños y para ciertas ceremonias. Concretamente esta es una de esas fechas señaladas.
Sin duda, esto es algo que debería llamarnos a la reflexión, sobre todo considerando las terribles tropelías, hechas con sangre de gatos o otros animales, profanaciones de cementerios y otras atrocidades ocurridas siempre durante estos días. Bastaría, tirar de hemeroteca, para confirmarlo.