miércoles, agosto 10, 2011

Hartura estacional


Es lo que tiene el verano. O mejor dicho, lo que debería tener: que nos aburramos como ostras bajo el mar... Este año parecería que las noticias no nos dejan, estamos en un continuo sobresalto, unas veces por la ya famosa prima de riesgo, que sube, y otras por el IBEX, que baja; o por los disturbios en Londres y otras ciudades de UK, o por nuestros propios indignaditos, que se han quitado la careta, han arrinconado el perro y la flauta y han sacado los dientes de izquierda extrema que escondían, y se preparan para arruinar la visita del Papa y la JMJ...
Todo esto debería bastar para que una persona medianamente preocupada por su nación pudiera escribir, por lo menos, dos posts políticamente incorrectos e incendiarios al día. Pero, miren ustedes, yo me considero una persona medianamente preocupada por España, y no escribo nada. Nada político, digo. Tengo un ataque agudo de hartura estacional, me cansa ver como el mundo tal y como lo conocemos parece hundirse a nuestro alrededor mientras el personal está en la playa y pide otra de gambas...
Pero, claro, todo esto es producto de mi natural pesimismo, y de que me duele la cabeza. No me toméis muy en serio, no por ahora...