martes, agosto 02, 2011

Ronin


Un ronin es un samurai sin señor. Es el Cid Campeador, camino del destierro, al que las gentes ven pasar llorando, mientras murmuran "que buen vasallo, si oviesse buen señor." Soy yo, al darme cuenta de que busco algo, un resquicio de luz, para encontrarle el punto a ese señor que se presenta diciendo que me representa; el mismo al que, me temo, terminaré yendo a votar con la nariz tapada, por mor de la otra opción, esa que lleva como novedoso candidato al portavoz del Gobierno de los GAL, que ha cambiado su nombre por unas siglas que le hacen parecer un personaje de Star Wars... Como me gustaría poder subir, una y otra vez, entradas defendiendo al salvador de la democracia, al adalid de la verdad, al campeón contra la corrupción. Pero sólo es un pobre hombre que no se mueve por no pecar, con un partido que intenta estirarse, como poca mantequilla sobre demasiado pan, para acoger bajo sus siglas a todo el espectro político... Y no se puede servir a dos señores...

De lectura imprescindible: Duda viciosa, de S. Cid, en su blog Finis Terrae