jueves, octubre 27, 2011

Con buen pie


Ya os adelanto que lo del vendaje de mi pie derecho no tiene nada que ver con la tradición china del Loto Dorado. Más bien ha sido una combinación peligrosa de lluvia, escalón resbaladizo y mi propia torpeza. Pero como no tengo forma de subir una foto de mi propio pie, os pongo esta que no sólo es curiosa sino que tiene un puntito macabro. Pobrecillas, las niñas chinas, ayer, hoy y siempre, por lo que se ve.
Ahora, una vez pasados los efectos de los calmantes, tengo que dejar de escribir y ponerme hielo. Mucho hielo, pero no en la lesión, sino en el vodka. 


Nos vemos.