miércoles, octubre 19, 2011

De gatos y hombres


En mi perfil dice: amante de los gatos, y creo que con eso está dicho todo a la hora de describirme. No hay posibilidad de equivocarse con mi forma de ver el mundo: será la contraria a la que tienen los amantes de los perros, y no hay más que hablar. Me gustará el confort, la sutileza, el rayo de sol en la ventana y levantarme tarde... Y seré impaciente, juguetona y anhelosa, y posiblemente devolveré un arañazo cuando me hagan una caricia. No siempre, pero... (Si queréis ahondar más en el tema, pinchad aquí)

Aquí en el blog hablo mucho de mi gato. "Mi gato" no es, realmente, la expresión más afortunada al referirme a él. Si supiera teclear, él habría escrito "mi humana", la que él eligió un día como favorita entre todos los demás humanos que le rodean y veneran. O deberían hacerlo, claro, siempre hay algún insensible que se resiste a admirarle...

Los amantes de los gatos formamos un grupo social aparte, y tenemos nuestros ritos y nuestras creencias, como toda secta que se precie. Y estamos en todos los segmentos de la sociedad. A continuación, unas muestras de ello:

      
No sé si a Halle Berry le gustan los gatos, pero como hizo de Catwoman la pongo la primera, para que no se me revolucione la parroquia masculina :P




A Laurence Olivier no me extraña que le eligiera un siamés...

James Mason, parecía tan serio...

Steve McQueen
Nota: lo de Steve McQueen no es realmente un gato, pero ante esos ojos azules, ¿quien puede resistirse a subir esta foto?