lunes, octubre 24, 2011

Sir Sean

Os hablé hace un tiempo de un póster que no había podido comprar en Roma en el que se mostraba a Sean Connery como James Bond apoyado en un Aston Martin, y aquí está la tal foto. No serán éstas las últimas que suba a propósito de mi actor favorito. Tampoco han sido las primeras: ya en la entrada en la que anunciaba mi viaje a Edimburgo puse una suya como cabecera, en kilt, hecho un brazo de mar a pesar de su edad avanzada... 


Porque Sean ha envejecido como el buen vino. Lo malo es que se llega a cierta edad en la que, por muy amable que sea el paso del tiempo contigo, el cuerpo no puede más. Fue tan triste verle en el vídeo promocional del Homecoming de hace dos años, recitando, que no cantando, un verso de Caledonia, con su misma, magnífica, inconfundible, voz...


Que sí, que me gusta, qué pasa...