viernes, diciembre 09, 2011

Accidentes

Una entrada rapidita para contar en lo que ocupo mi tiempo, una vez abandonadas mis tareas de canguro: con la Navidad ahí, a la vuelta de la esquina, lo más lógico sería estar terminando con el montaje del Belén de la parroquia, (del que prometo subir fotos en cuanto esté completo), pero ayer, después de dar por buena la ubicación de los distintos elementos, al ir a probar las luces, se produjo un cortocircuito en el cableado. Bonito espectáculo de luz y sonido, sólo desmejorado por el olor a plástico fundido, con chispas varias y un pequeño incendio en la zona de la Anunciación a los pastores, del que no ha habido que lamentar víctimas, pero que nos retrasará un poquito mientras revisamos toda la instalación. 
Mañana, Dios mediante, o a lo más pasado mañana, echaremos el serrín. Esperemos que no haya más accidentes...