lunes, enero 23, 2012

Ildefonso

En Toledo la buena,   essa villa real,
que yace sobre Tajo,  essa agua cabdal,
ovo un arzobispo,  coronado leal,
que fue de la Gloriosa   amigo natural...

(Gonzalo de Berceo, Milagros de Nuestra Señora)



Llamábase Ildefonso, y hoy, 23 de Enero, la Iglesia ha celebrado su día, y en la Dives Toledana he asistido a una Misa mozárabe preciosa, con la Catedral iluminada y todos, desde el Arzobispo al último de los acólitos, luciendo sus mejores galas.

En la Catedral hay Misas por el Rito mozárabe cada día. Cuando Alfonso VI tomó Toledo y volvió al culto cristiano la Catedral, el Rito mozárabe, suprimido por Gregorio VII, pervivía en la ciudad, debido a la dominación árabe, lo que planteó un problema a la hora de sustituirlo por el Rito romano, ya que los toledanos, para qué negarlo, no somos muy amantes de los cambios. Entra aquí de lleno la leyenda, a la que somos tan aficionados en esta ciudad, y se nos dice que el rey organizó un torneo, en el que dos caballeros defenderían, respectivamente, cada uno de los ritos. Fue campeón el caballero que representaba a los mozárabes, y Alfonso VI tuvo que idear otra estratagema para imponer el Rito latino, y fue encender una gran hoguera y lanzar los dos Misales al fuego. El misal Romano ardió en cuanto entró en él, pero el Mozárabe fue milagrosamente expulsado de las llamas. Viendo que de ninguna manera se podía imponer con engaños la supresión del Rito toledano, la solución de compromiso, y aquí termina la leyenda y comienza la Historia, fue que se mantuviera el Rito ancestral para los Mozárabes agrupados en seis Parroquias, mientras que las Parroquia creadas para los nuevos pobladores castellanos y francos seguirían el Rito romano lo mismo que el restaurado Cabildo de la  Catedral.
  • Sobre el Rito Hispano-Mozárabe, podéis enteraros de más cosas aquí 
(Imagen: San Ildefonso, El Greco)