viernes, marzo 02, 2012

Gatos de Roma


Me entero por la prensa digital que los mininos de Roma, esos en los que he gastado carrete tras carrete cada vez que he visitado la Ciudad Eterna, están sufriendo la crisis como cada hijo de vecino. Es lógico, claro, que el Comune haya ido reduciendo las subvenciones, pero me duele pensar en esos pobrecitos sin su pienso de cada día...

Mientras leo el artículo, los lugares que nombra me parecen tan cercanos como cuando estaba en ellos: Largo Argentina, (donde me deja el tranvía cuando voy del Trastévere hacia Piazza Venezia), donde me detengo siempre a mirar a los gatos entre las ruínas; Campo Verano, el cementerio de Roma, que se llama así por estar en una huerta que perteneció a Lucio Vero, el mejor amigo del buen emperador Marco Aurelio. Los romanos, siempre tan supersticiosos, no gustan de este lugar, e incluso se estremecen, aunque sean trasteverinos de pelo en pecho, (ay, Beppo...), cuando una españolita, con escasos conocimientos de italiano, se equivoca y dice "verano" en lugar de "estate".

Foto vista aquí