lunes, octubre 22, 2012

Armado y peligroso

Norman Reedus en el papel de Daryl Dixon

Esta noche es noche de The Walking Dead. La serie, que, por si alguien lo desconoce, está basada en el  cómic tebeo del mismo nombre, de periodicidad mensual, de Robert Kirkman y Tony Moore, en el que un grupo de personas intenta sobrevivir tras un apocalipsis zombie.  


Lo curioso del asunto es que el personaje al que están dedicadas estas líneas, Daryl Dixon, interpretado por el guapísimo interesantísimo actor Norman Reedus, y que es mi preferido, por razones que explicaré en un momento, es exclusivo de la serie de televisión, y, a pesar de ello, se considera como uno de los favoritos por el público, por lo que, espero, (pero no confío), nos dure mucho tiempo, hasta el capítulo final de la última temporada, si puede ser... (Ay, Señor...)


Bueno, pues que Norman Reedus está como un queso de bola es un muchacho agraciado, a pesar del accidente que le desfiguró el rostro hace poco, es discutible, porque siempre hay gente con otros gustos, pero que el personaje Daryl Dixon es un amor no tiene vuelta de hoja. A pesar de su mal comienzo, de lo autosuficiente, racista y terco que se mostraba, los que tenemos un instinto para estas cosas nos dimos cuenta enseguida  de que el muchacho tenía su corazoncito, lo que ha demostrado en varias ocasiones siendo el primero en ayudar a varios de sus compañeros en diferentes situaciones que no vienen al caso, y que me callo para que no me acusen de spoiler... 
Además, es de los pocos personajes capaz de sobrevivir por sí mismo. Lo que digo siempre: si se produce un apocalipsis zombie, yo quiero que me toque al lado de Daryl Dixon. Además, su arma favorita es la ballesta. Somos almas gemelas, vamos...

Mientras tanto, seguiremos esperando...