lunes, octubre 29, 2012

Hablar por hablar


Para que no me acuséis de no escribir nada de nada durante estos días, y de dedicarme a subir dibujitos más o menos interesantes, voy a aprovechar la hora de más que nos han concedido para hoy, domingo 28 de Octubre, (santos Simón y Judas, por cierto), para soltar un rollo macabeo, que no zelótico a pesar de la fecha, aunque esta entrada queda programada para mañana, o sea, el lunes 29, o sea hoy, cuando mis Lectores Constantes la están leyendo.
Pasa que, desde que Amancio Ortega, o mejor dicho su Fundación, hizo un donativo de 20 millones de leuros a Cáritas he podido escuchar y/o leer, (y eso que vivo en el Mar de la Inopia desde comienzos de mes) tal cantidad de memeces sobre el tema que ya no me queda otra que dar un repasito a la calidá humana de los que se arrogan el derecho de dar carnet de donante. Sólo voy a mencionar, por decir un nombre, a esa musa de la letras, esa inteleZtual, Lucía Etxebarría, (aunque comprendo que esta publicidad le viene muy bien, la pobre anda de capa caída y tiene que decir cualquier cosa para salir en los papeles). No, no daré más nombres: os voy a dejar un enlace, que no tiene desperdicio, y que representa, a la perfección, lo que significa la progrez en este mundo de Dios: un desocupado, con ganas de reírse, asumo, ha creado una página gueb en la que se pide a Cáritas que renuncie al donativo (!), y se solicita de los simpatizantes que den sus razones para firmar la petición. No os lo podéis perder, de verdad. Esto es el mundo real, las opiniones de la gente que luego sale de casa y vota. 
En fin, que yo me he reído casi tanto como con la propaganda del último ciclo emitido por la tele de Nicolas Cage, que se anunciaba como "el hombre de los mil rostros".