martes, diciembre 11, 2012

Amor a primera vista

 Fue conocerle y enamorarme perdidamente. Lástima que ya estuviera casado y que llevase varios años muertos el día que nací yo... En fin, nadie es perfecto... O eso pensaba hasta leer su librito sobre Ur, la ciudad de los Caldeos, en el que explica, con una prosa amena y para todos los públicos, las excavaciones que tuvieron lugar en 1922. Me ha gustado particularmente, aunque he tenido que dosificarlo, por la cantidad de información que ofrece, y ha sido mi lectura de cabecera durante una semana. Me ha mantenido despierta, y he pasado tanto tiempo con él como con el último hombre que entró en mi vida, el intendente Ebih-Il, de Mari. Le podéis encontrar aquí, en el Louvre, en la sección sobre Mesopotamia... 

Estoy hablando de Leonard Woolley: Personaje fascinante, amigo de nuestro amigo Lawrence (el de Arabia), miembro del Servicio Secreto inglés, anfitrión de Agatha Christie en las excavaciones, genio, tirano, arqueólogo, explorador...