jueves, enero 03, 2013

Belén, campanas de Belén...

Dicen que en una reunión de alcohólicos anónimos se levanta un pez y dice: "Tengo que confesar que bebía y bebía y volvía a beber. Lo de ver a Dios nacido era simplemente una excusa..." Yo no me he dado a la bebida, todavía, pero he de confesar que este año he estado a punto, sobre todo a la hora de montar el Belén. Como todas las cosas en este mundo, y citando a Al Capone, si quieres que algo se haga, hazlo tú mismo, porque si no, (este inciso lo añado yo), te encontrarás con que llega el día 20 de diciembre y no se han presentado, (por motivos de agenda, signifique esto lo que signifique), los que te lo iban a  colocar de forma profesional...
Brete o no brete, la cuestión es que al amateur le quedan menos de 4 días para Nochebuena, y no hay figuritas, ni serrín, ni luces... Entonces aparece el simpático electricista que te ofreció ayuda con el del año anterior, y una pareja que tiene un Misterio muy bonito, tanto que ya lo han puesto en su parroquia otros años, y el carpintero con un saco al hombro... y rebuscando aquí y allá consigues montar ESTO: