viernes, febrero 08, 2013

De re coquinaria


Hace ya un tiempo que no hablo de cosas de comer ni subo una de mis recetillas, así que, aprovechando un rato libre, he pensado compartir con vosotros un descubrimiento que hice el otro día, sobre las hamburguesas. Resulta que, a pesar de su nombre, ni las inventaron los alemanes ni son naturales de Hamburgo, sino que ya nuestros bravos legionarios romanos las incluían en el menú de su rancho. O, al menos, eso asegura Marco Gavio Apicio en su obra: De Re Coquinaria, cuando da la siguiente receta: Isicia omentata: pulpam concisam teres cum medulla siliginei in vino infusi. piper, liquamen, si velis, et bacam myrtam extenteratam simul conteres. pusilla isicia formabis, intus nucleis et pipere positis. involuta omento subassabis cum caroeno. (Apic. 2, 1, 7). Hay quien se ha preocupado de replicar la receta para que podamos llevarla a nuestras mesas, y les ha quedado más o menos así: 

Isicia omentata
Ingredientes:
 ------------ 
500 g de carne picada 
1 pan francés, empapado en vino blanco 
1/2 cucharadita de pimienta recién molida 
50 ml de Liquamen (una salsa de pescado; se puede sustituir por 1/2 cucharadita de sal + un poco de vino blanco) 
Un puñado de piñones y algunos granos de pimienta verde
Un poco de Caroenum (arrope, mosto que se deja cocer hasta que se reduzca a la mitad)
Papel de aluminio para hornear 

Instrucciones:
 ------------- 
Mezclar la carne picada con el pan francés remojado y las especias molidas. Formar pequeñas hamburguesas y poner piñones y granos de pimienta en ellos. Póngalos en papel de hornear y ¡a la parrilla! 

Bon Dicendum!... digo ¡Buen provecho!