viernes, enero 03, 2014

Adiós, 2013

¡Hola, 2014!


Querido 2013:

Nos hemos despedido dos veces, la primera a la hora de España y la segunda una hora más tarde, a la de Portugal, pero eso no quiere decir que hayas sido un mal año. Bien al contrario, para mí has sido un año estupendo, de esos que recordaré con algo más que cariño, y me has dado más de lo que yo te he dado, sin duda.
Recuerdo la despedida de tu hermano mayor, el 2012. Ese sí que fue un año horrible, desde su comienzo, pero mejoró sensiblemente al final, sobre todo gracias a mis amigos tanto reales como virtuales, a los que nunca podré agradecer bastante su apoyo y sus atenciones. Y luego llegaste tú y volví a sonreír.

Llegaste tú y me dí cuenta de que me gusta ser como soy. Que tengo mis defectos y mis virtudes, pero que sin unos y otras no sería yo, sería otra persona. Y que no soy mejor ni peor que nadie, soy distinta: soy yo misma. Y, aunque sólo fuera por eso, por descubrirme esa verdad que cualquiera puede aplicarse, te recordaría con cariño.

Me han pasado muchas cosas durante tus 365 días, unas buenas, otras menos buenas, pero el balance de mi vida, como te decía al principio, es positivo. Hoy tengo más que ayer, y mucho de lo que tengo ha sido tan inesperado como bienvenido.

Me vuelvo a despedir, querido 2013, dándote las gracias por todo. También, desde aquí, dar las gracias a los que me rodean, los que me quieren y los que no, por enriquecerme con experiencias. Doy la bienvenida al 2014, y tengo un solo propósito de año nuevo: ser mejor persona con los demás. Porque es cierto eso de que se cosecha lo que se siembra.

Queridos amigos de la República de Alawen, feliz Año Nuevo para todos.