martes, diciembre 30, 2014

Mucho frío.

Sí, ya sé que es lo suyo, que haga frío y eso. Pero me refiero a un "mucho frío" en concreto, como el del pasado sábado, día en el que unos amigos, pobres incautos, madrileños, se acercaron a ver Toledo. Y la cosa comenzó mal, porque ver, lo que se dice ver...

Así estaba la entrada del nuevo remonte de Safont.

La Cuesta de las Armas parecía Autopista hacia el Cielo...

... y alguien se había olvidado de colocar Tavera y la Puerta de Bisagra esa mañana.
 Así que no nos quedó más remedio que refugiarnos en el Museo de la Santa Cruz, en cuyo anexo del antiguo Convento de la Fe había expuesto este bonito belén napolitano, que estuvimos disfrutando durante un rato.





También pudimos disfrutar de algunos de los restos arquitectónicos que han visto la luz tras la exitosa rehabilitación del edificio, así como del artesonado.





Y, al final, salió el sol cuando estábamos en el antiguo claustro...


... y el día se aclaró del todo mientras escuchábamos a la banda interpretando villancicos en Zocodover. Pero hizo mucho, mucho frío.