jueves, diciembre 18, 2014

No me gusta improvisar.



Por eso, y en previsión del próximo día de Reyes, he horneado un hermoso roscón cuyo aspecto me ha hecho dar saltos de alegría al sacarlo del horno. He utilizado una receta sacada del blog Cocinando para cien mil vikingos, aunque he hecho algunos ajustes, como que he usado levadura seca de panadería en polvo de Royal en vez de la fresca, que me ha dado algunos quebraderos de cabeza en el pasado.
Como un querido amigo me ha comentado, debería haber introducido en la masa la tradicional haba, que obliga al que la encuentra a pagar el roscón, y la no menos tradicional figurita que corona como rey al que tiene la suerte de hallarla, pero como es de prueba esta vez no lleva ni una ni otra.