domingo, marzo 23, 2014

Tan lejos, tan cerca



Hoy cumple mi sobrina un añito más. Siete años, pero parece que fue ayer cuando no era más que un mico que no hacía más que agarrarse al cuello para que la llevaran en brazos, Señorita Comodidad, manejando a su antojo a sus tíos, descarada, con un enorme chupete sobre el que destacaban sus ojazos azules. Tanto así, que al entrar en una farmacia a comprar uno de repuesto, la muchacha que nos atendía exclamó: "¡Qué ojos!"...
Bueno, pues ya es una personita de carácter, con sus gustos y aficiones, que dibuja mapas del tesoro en los manteles de papel de los restaurantes y quiere ser "doctora de animales" cuando sea mayor...
Hoy, en su cumpleaños, tan lejos, tan cerca, estará rodeada de sus amiguitos, que le cantarán "Parabens a voçé" con sus voces infantiles. Espero que lo pase muy bien y reciba, como todos hemos esperado de niños, muchos regalos. Aquí le aguardan los nuestros para cuando venga a pasar unos días. La vida es así, lo que quieres no está tan cercano como para abrazarlo y besarlo a cada momento. Pero luego te desquitas cuando llegan las vacaciones.

jueves, marzo 13, 2014

Siete años no son nada...



Echando cuentas, al ver a otros blogueros celebrar los aniversarios de sus blogs, descubro que, en estos días, por los idus de marzo, más o menos, cumple esta vuestra casa siete hermosos años, siete, de andadura post-política
Siete años que han dado para mucho, 664 entradas, 3525 comentarios, 110 seguidores, Lectores constantes... Fríos números, estadísticas que esconden amigos, nuevos y menos nuevos, en carne mortal, con seudónimos, con los que he compartido risas y con los que he compartido mesa y mantel.
No me canso de mi blog, a pesar de que ahora escribo poco. Me gusta pensar que tengo un lugar para ser yo misma. Me gusta pensar que os gusta pasar por aquí y leer las tonterías o las cosas serias, mirar las fotos, comentar la noticia... Me gusta estar aquí.

Gracias por estos siete años.

sábado, marzo 08, 2014

No, no y no


Este año no te dejaré entrar en mi casa.
Cerraré bien las puertas y las ventanas, y haré como que no te oigo llamar.
Miraré para otro lado si te veo en la calle.
Este año, maldita astenia, no te haré caso y tomaré vitamina E.

lunes, marzo 03, 2014

Hina Matsuri, el Festival de las Muñecas



Hoy, 3 de Marzo, se celebra en Japón el "Hina Matsuri", o Festival de las Muñecas, también llamado Día de las Niñas, en el que se reza por la felicidad y el crecimiento de las jovencitas. Esta costumbre se inició durante el periodo Edo (1603-1868), como una forma de protegerse de los malos espíritus, mediante las muñecas, que actúan como talismanes. Incluso en algunas zonas se arrojan muñecas de papel al río después del festival para que se lleven con ellas la mala suerte y la enfermedad.




Es costumbre que se coloquen en las casas estos "altares" de fieltro rojo de siete o cinco pisos, con muñequitas, ("hina ningyo-"), que representan una corte: arriba del todo, el Emperador y la Emperatriz con los biombos; en el segundo piso, tres damas de la corte; más abajo, cinco músicos, y, por fin, dos ministros y tres funcionariosLas muñecas llevan hermosos trajes antiguos de la época Heian (794-1185). El vestuario de la emperatriz se llama el "Juuni-hitoe" ("doce capas de la túnica ceremonial"). Incluso hoy en día la Juuni-hitoe se usa en la ceremonia de la boda de la familia real. (La princesa Masako lo llevaba en la boda del príncipe heredero en 1993).


Se hacen ofrendas de comida y flores a estos juguetes, y se procura quitarlos lo más pronto posible, a partir del día 4, porque dice la tradición que si tardan mucho en guardarlos la hija de esa familia se casará a edad avanzada. 

Añadir que estos "juguetitos" llegan a costar hasta un millón de yenes, (más de siete mil euros), el set, aunque, actualmente, y debido a la falta de espacio, se suele poner sólo la pareja real.