martes, diciembre 30, 2014

Mucho frío.

Sí, ya sé que es lo suyo, que haga frío y eso. Pero me refiero a un "mucho frío" en concreto, como el del pasado sábado, día en el que unos amigos, pobres incautos, madrileños, se acercaron a ver Toledo. Y la cosa comenzó mal, porque ver, lo que se dice ver...

Así estaba la entrada del nuevo remonte de Safont.

La Cuesta de las Armas parecía Autopista hacia el Cielo...

... y alguien se había olvidado de colocar Tavera y la Puerta de Bisagra esa mañana.
 Así que no nos quedó más remedio que refugiarnos en el Museo de la Santa Cruz, en cuyo anexo del antiguo Convento de la Fe había expuesto este bonito belén napolitano, que estuvimos disfrutando durante un rato.





También pudimos disfrutar de algunos de los restos arquitectónicos que han visto la luz tras la exitosa rehabilitación del edificio, así como del artesonado.





Y, al final, salió el sol cuando estábamos en el antiguo claustro...


... y el día se aclaró del todo mientras escuchábamos a la banda interpretando villancicos en Zocodover. Pero hizo mucho, mucho frío.


miércoles, diciembre 24, 2014

Feliz Navidad


Os deseo una muy feliz Navidad, en la que la felicidad, el amor y la alegría aniden en vuestros corazones y se queden allí para siempre. Que Dios nos bendiga y reine Su paz en el mundo entero.

jueves, diciembre 18, 2014

No me gusta improvisar.



Por eso, y en previsión del próximo día de Reyes, he horneado un hermoso roscón cuyo aspecto me ha hecho dar saltos de alegría al sacarlo del horno. He utilizado una receta sacada del blog Cocinando para cien mil vikingos, aunque he hecho algunos ajustes, como que he usado levadura seca de panadería en polvo de Royal en vez de la fresca, que me ha dado algunos quebraderos de cabeza en el pasado.
Como un querido amigo me ha comentado, debería haber introducido en la masa la tradicional haba, que obliga al que la encuentra a pagar el roscón, y la no menos tradicional figurita que corona como rey al que tiene la suerte de hallarla, pero como es de prueba esta vez no lleva ni una ni otra.

martes, diciembre 16, 2014

Armando el Belén.



Este año he montado, (por primera vez, ya que en años anteriores me ha dado pereza), el Belén con las figuritas de Ferrándiz, uno que tuve que coleccionar por fascículos hace unos años. Hacía bastante tiempo que no me ponía a ello, aunque, la verdad, el resultado no ha sido como para tirar cohetes. Lo he decidido a última hora y he tenido que improvisar. Así que el río está pintado en un folio con las acuarelas de mi sobrina, (dentro de un par de días le añadiré verdín que está creciendo en el lado norte de la acera), el cielo es una cartulina negra y la mitad de las figuras se ha quedado en el limbo, porque en el aparador no cabe más gente.


Montar un belén siempre conlleva una dosis de diversión, si uno no se lo toma muy a pecho ni pretende competir con los belenistas que hacen esas maravillas de corcho y porexpán. Mis muñequitos se conforman con trocitos de madera, papel piedra y un establo al que le faltan partes y al que he tenido que añadir una cortina de fabricación propia. Y un visillo en la ventana. No creo que éste sea el final del montaje, porque seguro que algo se cae o encuentro otras luces o... 

Sea como sea, todo belén, o pesebre, o nacimiento, tiene el mismo mensaje, la misma historia contada y repetida una y otra vez desde que el Pobrecillo de Asís decidió, en las Navidades del año del Señor de 1223, recrear el nacimiento de Cristo: Un Dios que se hace pequeño, tan pequeño que cabe en una cuna, al que adoran los más humildes, y los más poderosos. Un Niño que nace para morir por Amor a los hombres y que resucita para llenarlos de esperanza.

domingo, diciembre 14, 2014

Domingo de Gaudete


El blog ha estado inactivo algún tiempo. He estado a punto de cerrarlo definitivamente, pero le tengo cariño, a él y a mis Lectores Constantes, aunque no me lean. La causa... Bueno, la causa ha sido un momento difícil, un despertar y un cambio por el que no puedo hacer otra cosa que dar gracias a Dios. Todo felizmente superado, perdonado (pero no olvidado, no al menos lo que hice mal).

Hoy, tercer domingo de Adviento, domingo de Gaudete, de Alegría, cuando faltan 10 días para Nochebuena, un domingo vestido de rosa, vuelvo al blog. Me queda todavía mucho pesimismo que compartir, ganas de reírme y de hacer que los demás se rían. Ganas de dar, y ganas de recibir.

No sé cuanto tiempo seguiré con este proyecto, que ha ido cambiando tanto como yo misma y que vuelve a cambiar. Cada vez más intimista y personal, se vuelve a confundir con mi otro blog. 

Falta poco para Navidad, parece que todo se vuelve más cálido mientras baja el termómetro: la gente parece con ganas de querer más a su prójimo o, al menos, de intentarlo. Menos los de siempre, claro. Pero por mí que no quede, vamos a dar el beneficio de la duda...
Con los brillos y las bombillitas parece también que todo se tiñe de colores alegres. Hoy se nos recuerda que debemos estar preparados y que debemos mostrar al mundo nuestra mejor sonrisa. Ese es el regalo que se nos concede: la alegría de saber que Él se acerca al hombre, una vez más, reencarnado en un Niño nacido en un establo por Amor.

Que la Alegría esté presente en cada uno de los momentos de vuestra vida.